domingo, 7 de diciembre de 2014

Crónica y fotoperiodismo

II OTAM  TRAINING DAY

En medio de un día con lluvia intermitente se realizó el II OTAM TRAINING DAY en Montevideo. 

   Se realizó hoy 7 de diciembre de 2014 en el dojo del Colegio Pallotti, en  Montevideo,  el II OTAM TRAINING DAY con la presencia de maestros de varias artes marciales que brindaron una hora de clases, cada uno. Participaron el Shihan Omar Díaz, el Maestro Joan Olmos, Marcos Castro, Sensei Pablo López Tatarchenko, Roque Pereyra, el Profesor de Kick Boxing Robert Long y Julio Araujo.
   El evento fue organizado por Grupo OTAM (Organización Tradicional de Artes Marciales).   Estuvieron presentes también: el Licenciado Arturo Carrasco, el Profesor Nelson Acosta, entre otros.
   El anfitrión fue el Sensei Pablo López Tatarchenko, quien lleva adelante y dirige las clases en el dojo de Luis Alberto de Herrera 2882. Lugar donde esta semana se realizaron los exámenes finales de los alumnos de la Escuela Daytu Ryu Jiu- Jitsu.
   En el evento pudieron verse reflejados en hechos y en las palabras de los maestros, así como en su comunicación interpersonal algunos de los aspectos manifestados como relevantes en el sitio del Grupo OTAM:“…el docente de artes marciales debe abocarse a desarrollar estrategias que conduzcan sistemática y conscientemente al desarrollo psicofísico, cognoscitivo, afectuoso, moral, místico, entre otros; que puedan a su vez complementarse en un contexto enriquecido por el bienestar común, la comunicación efectiva, el respeto, la solidaridad, la inclusión, participación espontánea, la disciplina, el orden y la comprensión de nuestros semejantes.”
   La camaradería y la concepción de que siempre se está aprendiendo algo nuevo fue una de las cosas que recalcaron el Maestro Joan Olmos, como el Sensei Pablo López, los dos miembros del grupo que iniciaron las clases conjuntas del día. Pero la jornada continuó pese a la lluvia y después de un intermedio para almorzar pasada las 14, 30 horas.
   Lo que más abajo se ve son imágenes de parte del encuentro, sobre la hora del medio día. 



Grupo que participó del evento hasta las 14, 30 horas. 

Clase impartida por el Maestro Joan Olmos



Licenciado Arturo Carrasco, Profesor de Kick Boxing Robert Long, Sensei Pablo López Tatarchenko, Maestro Joan Olmos. 

 Diplomas de participación en el II OTAM TRAINING DAY

Cada maestro al término de su clase firmó el diploma a los participantes y posó para la fotografía con ellos y otros maestros, en un encuentro donde primó la camaradería.  

Firma del diploma por arte del Maestro Joan Olmos

Clase a cargo del Sensei Pablo López Tatarchenko.

Las clases consistieron en muestras prácticas, donde el maestro enseñó las técnicas y luego los participantes realizaban la asimilación. Cada uno destacó que todos aprenden un poco más, en cada encuentro, los profesores tanto con los alumnos y se nutren mutuamente. 



 Al finalizar la clase un momento para la relajación se dio y las imágenes así intentan reflejar.  












miércoles, 26 de noviembre de 2014

Entrevista con Omar Dive Quefau

En esta entrada dejo un link para escuchar la entrevista mantenida con el escritor Omar Dive Quefau que fue publicada en Ivoox en formato audio 
Publica y muestra sus poemas como su novela en distintos medios. En forma personal recita sus poemas en encuentros donde algunos cantantes de tango, por lo general, comparten escenario con este escritor que lleva sus poemas incluso a la otra orilla, a la Argentina y donde siguen allí su camino. 

Omar Dive Quefau





martes, 25 de noviembre de 2014

Este blog está en BoosterBloog

Visita el sitio BoosterBlog.es y entérate más.  

Entrevista con Teresita Pizzorno

El canto es una expresión de vida

En esta entrevista la Directora Teresita Pizzorno nos cuenta sobre los inicios del Coro Esperanza. En 2015 celebrará treinta años de actividad ininterrumpida.


−Lo que estamos tratando de conocer es la historia de este coro, sobre sus inicios.
−En primer lugar fue una inquietud que siempre tuve, de tener un grupo, y que pudiera hacer obras culturales, sociales y benéficas sin fines lucrativos. Llevar un poco la alegría a esas personas que lamentablemente están, a veces, un poco abandonadas. En base a eso es que conocí a un pequeño grupo los cuales me llamaron para que pudiese trabajar con ellos en un coro. Y así fue como se inició el 20 de abril de 1985, en el Instituto Magisterial Santa Elena, el Coro Esperanza.
Nos iniciamos con siete. Luego tuve la oportunidad de que Canal 5, la señora Raquel Asat, sin conocerme, me llamase. Porque había llegado a oídos de ella que estaba trabajando un grupo. Ese grupo era el grupo que yo tenía. Lo que ella me pidió fue hacer una prueba, conocernos. Pero no fue así, porque cuando llegó ese día, hicimos un pequeño ensayo. Y cuando terminó el ensayo me dijo: “Teresita esto va en vivo y en directo, porque nos gusta mucho”.
Esto es un poco una anécdota, porque para mí fue una alegría muy grande. Porque siempre decía… que iba a ir al canal y, en fin… Y lo tomaban como una broma.

−La gente del grupo…
−La gente del grupo, efectivamente. Entonces, preparé otra vez el grupo. No lo podían creer. Lo primero, es un poco para reírse, quizás. Me dijeron: “Teresita no trajimos el uniforme”. Entonces, mi respuesta fue la siguiente: “No nos fijemos en el uniforme, fijémonos en lo que vamos a hacer”. Y a raíz de esa actuación en Canal 5 empezaron llamados para integrar el Coro Esperanza. Y así fue creciendo que llegó un momento que, por la gracia de Dios –que siempre digo que fue un privilegio- llegué a los 66 integrantes.

−En un principio eran siete integrantes…
−Siete. Luego fueron quince. Y de ahí, año tras año, fueron aumentando.

− ¿Dónde ensayaba y porqué el nombre del grupo Esperanza?
−Esperanza porque siempre fue una inquietud mía, una esperanza. Y le puse el 20 de abril, porque el 20 de abril cumplían años de casados mis padres. Y quería tener un recuerdo perdurable… mientras Dios me deje. Y por eso le puse el 20 de abril…

− ¿Y el lugar donde ensayaban?
−Y el lugar donde ensayábamos era el Instituto magisterial Santa Elena. Después, esa Institución necesitó el salón, para chicos que venían del interior a estudiar a Montevideo. Entonces, nos trasladamos a León XIII. En la calle Vázquez, no recuerdo el número. También un lugar donde había una residencial –hogar para adultos mayores-. Una parte de la casa era una residencial de abuelos. Pero nosotros teníamos un teatro. Es conocido, el Teatro León XIII, de la calle Vázquez.

Nuestras neuronas siempre tienen que estar trabajando
−Tú comentabas hace unos días, cuando preparábamos esta entrevista, que una religiosa en el primer lugar donde comenzaron a ensayar tuvo mucha importancia en la formación y en el estímulo para crear el grupo…
−Cómo no, me refiero a la hermana Elena que fue profesora mía del liceo. Me ayudó mucho, me impulsaba y me decía: “Teresita, esto tiene que seguir”. Porque hay personas que hay personas que no saben, que se pasan sin hacer nada. Y eso de estar sin hacer nada, yo pienso,  es malo. Nuestras neuronas siempre tienen que estar trabajando. Entonces yo abarcaba esas personas.
Había personas que, por sus hijos o sus familiares, estaban abandonadas. Entonces, siempre les gustó el canto. Entonces, yo les di esa oportunidad.

− ¿Y adultos mayores de qué edad, en ese tiempo?
−En ese tiempo tenían setenta, ochenta y hasta noventa años. Ahora, actualmente ha bajado un poquito el nivel de la edad… Pero en realidad, cuando yo formé el grupo eran todas personas mayores.

−Y entonces, vino la instancia de presentarse en el Canal 5, eso permitió que otra gente se enterara y se acercara al coro. Y empezaron a actuar ¿Dónde? Una cosa es ensayar y reunirse unas dos veces por semana… Quizás puedas comentarnos un poco más sobre eso.
−Habíamos comenzado, no quiero faltar a la verdad. Eran jueves y sábados, creo. O martes y jueves. Pero después no fuimos haciendo conocer y estuvimos en varias oportunidades en el (Hospital Geriátrico) Piñeyro del Campo. Me llamaron otras instituciones. Y después, con el correr de los años –no recuerdo bien en qué año fue- se formó el Club de Abuelos de la Teja. Donde estaba el señor -dicho con mucho respeto y al cual ya no lo tenemos- Néstor Cardozo. Él y su señora fueron los promotores de que los grupos de la tercera edad nos conociésemos. Y ahí nacieron los festivales de la tercera edad.

− ¿Qué edad tenías cuando se inició el Coro esperanza? Me indica con la mano…  ¿Cuarenta años?
−Y a mi papá cuando le dije, no lo podía creer. Quedó tan contento… Pero, sobre todo, quedaron más contentos los dos cuando les dije: “Miren que voy a poner la fecha de su casamiento”.
Bueno mi mamá se emocionó mucho… Y lo que me queda, lo lindo que fue (Se emociona al recordarlo) Y tanto mi padre como mi madre me vieron como profesora, como directora del coro. Para mí una gran, como te voy a decir, no solamente alegría. Era un modo de agradecerles todo lo que ellos hicieron por mí. Por mi carrera… Por mi formación, primero como pianista y luego como cantante.

−Entre las personas que mencionaste cuando preparamos este encuentro me contaste sobre un docente importante y que también tuvo la oportunidad de verte como directora. Un hombre mayor… y que en algún momento él también se sorprendió de verte en ese otro rol. Te había visto como alumna y demás, pero después como directora. Contanos un poco sobre eso.
−Esa persona a la que tú te estás refiriendo es, nada más y nada menos que, el gran maestro César Giacosa Carabajal. Con él mi inicié en coros. Y también, verlo a él, todo lo que hacía, me fue inquietando. Pensé… ¿alguna vez podré también yo dirigir un grupo? Que no es nada fácil. Dirigir un coro no es nada fácil. 
La primera vez que me vio dirigiendo un coro, no lo podía creer. Él sabía de mis condiciones. Con la bendición de Dios, siempre lo digo. Dios al nacer, puso sus manos en mis manos, y sus manos en mis cuerdas vocales. Es un gran privilegio.
Soy contralto. Heredé de mi padre, de parte de mi padre… Porque mi papá era un tenor lírico dramático.
Y volviendo a ese tema de dirección que me vio. Dice: “Mirá Teresita, nunca me imaginé que tú podrías dirigir. Estoy orgulloso. Orgulloso porque alguien va a seguir mi camino, va a seguir mis pasos”. Yo me sentí muy alagada y con una gran responsabilidad, por supuesto. Lo que me dijo en broma fue: “que nunca tuviera una batuta en mis manos, porque si había alguno de los integrantes que desafinara, esta batuta… yo creo que le iba a llegar muy cerca…” Y no estaba equivocado. Me gusta enseñar, me gusta dar lo que Dios hizo de mí. Quiero que esa persona esté volcada, una entrega. Porque el canto es una expresión de vida.

De cuántas cosas el canto, como la música, nos salva
−De cuántas cosas, ahora que se me presenta esta oportunidad de hablar lo puedo decir… De cuántas cosas el canto como la música nos salva. Hablo en primera persona, porque no me gusta mencionar a nadie. A mí me salvó Dios y el canto de una gran tristeza que tuve, hace muchos años. Porque si no hubiera estado en eso, no sé si hoy estaría hablando aquí…

− ¿Eso mismo es lo que tratas de infundir a esa gente?
−Exacto, eso mismo quiero infundir a toda persona que se acerca. Que siempre hay algo porqué seguir luchando. Y la música nos ayuda. Porque en esos momentos que estamos en una clase, nos olvidamos hasta de decir tengo que preparar un té porque me espera una tal persona. ¿Por qué? Porque estamos abocados en esas horas -una hora, dos horas, lo que sea- en entregarnos, en volcarnos en amor, en sentimiento. La dulzura, la expresión. A esa hermosa palabra, que es una palabra cortita, pero que encierra mucho, y se llama canto.

−Las personas que en su momento allá por 1985, como hoy, se acercan ¿necesitan tener una preparación previa para formar parte del coro o arrancar con el gusto simplemente? Y de ahí se van formando dentro del coro.
−Exactamente, no es necesario que sean profesionales, ni que hayan estudiado canto. Eso se van haciendo con el correr de los meses y los años. Lo importante, cuando yo recibo a una persona, es esa entrega total a lo que va hacer. A cantar. Y que cumpla. Yo no puedo tener personas que asistan un mes y después desaparezcan… No me sirve. También, a qué viene esto. A que nunca me asustó la cantidad de integrantes. Lo que a mí me interesa es la calidad de ellos. Y la fuerza que tiene para ir buscando esa superación.
Yo sé que no van a ser profesionales ni nada que se les parezca, pero que canten sabiendo lo que cantan.

−Pueden crecer, ellos mismos, adentro del grupo.
−Por supuesto que sí, así como he formado solistas. Que, un coro cuando tiene solistas, no es una cosa de vanidad. Ya eso lo expliqué a mis integrantes. Si yo tengo solistas, dúos o tercetos, es para que el grupo crezca. No que se sientan disminuidos, no. Todo lo contrario. Es un apoyo, que tienen ustedes… -comenta Teresita que refiere a los integrantes del coro. Y todos, hasta ahora, lo han tomado con mucho respeto.

Somos una cadena con grandes eslabones
−Estamos hablando del Coro Esperanza, pero tú formaste otros coros. Más allá de 1985. Pero estamos hablando de los diez primeros años… Pero ¿entre un coro y otro, qué diferencias hay? Es decir, el grupo humano condiciona, las personas. Los grupos las forman las personas, entonces eso hace que un grupo crezca más rápido que otro. ¿Es así o se pueden dar otras situaciones?
−No se pueden dar otras situaciones, pero lo más importante es lo que tú estás diciendo. Es la parte humana de la persona, es el integrarse. No, no hay diferencias. Puede haber, a veces, que yo lo veo mal. Pequeños rozamientos, porque no todos nacemos con las mismas condiciones y tenemos la misma facilidad. Hay personas que les cuesta más que otras. Bueno, pero no por eso yo… hablo de mí, otros profesores, no sé. Cada uno tiene su libro, y es respetable. Al menos a mí, me gusta respetar como  me gusta que me respeten. No los dejo, al contrario. Trato de volcarme más a esa persona que le cuesta. Porque yo veo la inquietud de aprender. Eso sucede en todos los órdenes, sea Primaria, Secundaria, Facultad. En todos los órdenes sucede eso, que hay personas más capacitadas que otras, pero no por eso se las puede dejar de lado… Toda persona que se acerca trato de darle el amor, la confianza para que ellos se sientan cómodos. Y sobre todo lo que busco en un grupo, y no sólo en mi querido Coro Esperanza, sino en todos los coros que formé, que son un poco más que diez, es la unión entre ellos.
Nosotros tenemos un lema y es: “Somos una cadena con grandes eslabones” y no permitimos que nada ni nadie nos pueda separar. 

−Si tuviéramos que destacar los diez primeros años del coro Esperanza ¿qué cosas se te vienen a la mente?
−Fuera del Canal 5, estuvimos en canal 4 con el señor Omar Gutiérrez, en varias oportunidades. Y allí tengo una anécdota, justamente. En una oportunidad de esa invitación, uno de los temas se llamaba casas viejas, un gran tango. Una vez finalizado… me llamaron. No solamente para felicitaciones… Sino que esa persona, de la cual no recuerdo el nombre, le gustó ese tema. No solamente por el contenido, sino que él se dedicaba a pintar las casas viejas. Entonces me quedó eso muy grabado, y le quedó al grupo también, por supuesto…

−Eso al momento después de cantar el tema de algún modo como que estimula ¿no?
−Sí, me estimuló muchísimo. Y lo volví a hacer en varias oportunidades porque no solamente que porque esa persona dio la casualidad que nos estaba escuchando y se dedicaba exclusivamente a eso, sino que gustó. Gustó mucho.

− ¿En esos diez primeros años, qué estilos musicales manejabas? Quizás no son los mismos que manejas hoy.
−No, sí. Siempre manejé los mismos temas. Porque pienso que en realidad, en una actuación o en un recital, no sabemos el público es este. Pienso que el repertorio tiene que ser variado. ¿Por qué? Porque todas las personas no tenemos los mismos gustos. Yo hago zarzuela… clásico,  melódico… tango, folklore, cosas españolas, fuera de las zarzuelas. Por qué, porque debo agradar a todos. A mí no me interesa un grupo de diez. Cantamos a Soto Carral o Luisa Fernanda. O Doña Francisquita. Me interesa todo el público. No yo sola. Cuando yo me nombro, nombro mi grupo. Porque yo sin ellos no soy nada.

−El coro, decías, había ido al Piñeyro del Campo y a instituciones como esas. Entonces, el coro, desde su nombre, está llevando algo. Son adultos mayores que se dedican a una actividad coral y van a presentar a otros grupos de adultos mayores. Están llevando, como su nombre lo indica, algo de esperanza. Hacer una cosa, una actividad.
−Es decir, nosotros sobre todo cuando vamos a residenciales, vamos a llevar esa alegría que están necesitando… También nos podemos encontrar con otros grupos, donde intercambiamos ideas. Nosotros también participamos en encuentros de coros. Eso lo hicimos y lo seguimos haciendo con frecuencia. No es que uno vaya a competir. Eso entre comillas, pues la persona que habla, sí. Y sanamente, Porque cuando estoy preparando un grupo, yo quiero que se vayan superando. No es egoísmo, ni envidias, ni nada que se le parezca. Es algo que quiero que crezca. Por eso, que de cierto modo, hay competencia; pero depende de los profesores y los directores. Yo no voy a mentir. Para mí sí.

Nosotros vamos a ir a cantar a los bomberos
−Dentro de los primeros diez años de actividad del coro Esperanza hay algunos puntos importantes, momentos fuertes. Comentabas las actuaciones, pero hay otros momentos importantes dentro de los primeros años. Hablanos un poco de eso Teresita.
−Bueno, respecto a la pregunta que me hiciste, recuerdo que estando en la Asociación Magisterial Santa Elena nos llegó una invitación de los bomberos. Del centenario de ellos. Para que el coro fuera a cantar. Y ahí en la plaza armaron un escenario y allí hicimos una actuación, gracias a Dios, maravillosa. Eso me quedó, porque a veces en broma, como pasábamos frecuentemente… “Nosotros vamos a ir a cantar a los bomberos”. Y se tomó eso como una broma. Pero esa broma resultó en realidad. Porque lo que menos esperábamos era que nos llegara una invitación de ellos y de esa índole. De tantos años. De la cual conservo el diploma que me fue entregado.

− ¿Y cómo llega esa invitación a ustedes?
−La invitación llega por intermedio de la Hermana Elena. La que reitero, me apoyó tanto. Me alentó. Y por intermedio de ella, no sé habría cierta amistad con alguno, no sé. Yo no lo sabría decir.

− ¿Qué otras instancias en esos lugares donde ustedes ensayaron, en qué otros lugares ustedes actuaron, con qué frecuencia?
−Las residenciales donde más estuvimos fue la Residencial Saniguet allí en Millán y Cisplatina. Después en muchos lugares como el Piñeyro del Campo. Todos los años, el día del abuelo, nosotros teníamos la invitación de ellos.
¿Cómo conocí al Piñeyro del Campo? Eso me quedaba en mi carpeta. En el Piñeyro del Campo, la primera actuación fue cuando se hacían las tareas… Tú recuerdas de la Buena Voluntad. Qué eran. Pedían colaboración para ayudar al Piñeyro del Campo. Bueno, estaba escuchando, y me gustó. Me impactaba porque las donaciones… frazadas, hasta propiedades, no recuerdo más. Yo digo, a mí me gustaría aportar algo. Y me nació esa cosa. Entonces, (dije) yo voy a llamar. Y así fue. Llamé, me presente y recibí la invitación. Esa fue la primera actuación del Coro Esperanza, del cual tengo diplomas de todos los años que nosotros estuvimos yendo al Piñeyro del Campo.
Lo conocí… y se me movió un poquito el piso. Y aprendí algo. Y aprendieron mis alumnos también. Que tenemos que valorar todo lo que Dios nos da. Porque ahí vimos cosas muy tristes. Personas que no se pueden mover por sus medios, prácticamente olvidadas por sus familias. Me emociono al hablar así porque me duele y no comparto cuando al adulto mayor se la trata de una manera que no es la correcta.
Porque si nos gusta que nos respeten nosotros tenemos que respetar. Hay una palabra muy fea, no importa quién me oiga. Me pongo mal cuando oigo: “Es un viejo.”No, no es un viejo. Ese viejo fue joven, como esa persona que lo está diciendo. Y quizás esa persona no llegue a la edad que tiene ese hombre. Yo pienso que la persona de la tercera edad o adulto mayor tiene un lugar todavía en la vida. Y mientras Dios lo deje puede seguir luchando.

Un escape de todos sus problemas mundanos
      −Esa actividad que desarrollan, justamente, la actividad coral es una manera de poder decir “todavía puedo hacer algo” o bastante. ¿Qué es lo que habitualmente te dicen los alumnos, respecto de lo que significa para ellos venir al coro? De repente con sus hijos y sus nietos. ¿Qué significa al interior de la familia el venir una o dos veces por semana a ensayar a trabajar? Porque en realidad es un trabajo, aunque tal vez no remunerado para ellos, o tampoco para ti, pero es un trabajo que lleva una, dos o cuatro horas semanales. Que, bueno, el producto es después la actuación. Pero ¿qué significa para ellos esa actividad?
−Para ellos es muy importante, dado que siempre están pensando cuando llegará tal día para tener clases. Es decir, es un escape… Un escape de todos sus problemas mundanos. Y se encuentran contentos. Además, están deseando siempre estar haciendo algo. Buscar algo y llevar algo. Hablo siempre referente al canto ¿no? Es muy importante. Incluso he tenido oportunidad de hablar con hijos y con nietos. Y dicen: “Teresita, yo no sé cómo mi abuela, mi abuelo, encontraron esa puerta para hacer lo que están haciendo ellos”.
 Porque, a veces, las personas, por distintas circunstancias de la vida, no han podido realizar lo que uno siente. Me involucro, me pongo yo en primer lugar. No sé que hubiera sido… Yo siento la música y el canto, después de mi familia, para mí lo más grande. Entonces, pienso en esas personas… Por eso quiero darles todo lo que tengo, lo máximo quiero dárselos a ellos,  porque veo que se encuentran bien. Veo que el estado anímico es maravilloso. Que ni se acuerdan que les duele una pierna, o que tienen el estómago mal. No, no se acuerdan de nada.
Esa hora, esas dos horas, lo que sea, ellos se olvidan de todo. Incluso, si yo no digo: “Termina la clase”… Ellos se quedan. Algo más que  mí me impacta es que cuando por diversa circunstancias, a veces, no podeos dar clases… Paro de ómnibus… ¿Y Teresita qué hacemos? O llegan las vacaciones, y me dicen: “Y qué hacemos”. Y bueno –les dice la docente- salgan, visiten un familiar, hagan un paseo… ¿Y el coro?-preguntan los integrantes del coro. Bueno, vamos a descansar. Yo también lo necesito. Pero no encuentro, a veces, palabras para que ellos se encuentren contentos o estén tranquilos ese mes. Están deseando que empiece ese mes para volver a comenzar las clases.

−Claro, es un momento de encuentro.
−De encuentro. Es, en realidad, un encuentro donde también trabajamos pero también tenemos nuestras horas, a veces, ¿no? de expansión. Me da lástima a veces,… media hora siempre compartimos algo. Es un momento que ellos cambian palabras, en fin… Se cuentan sus cosas. Es un modo también, de tener al grupo, más unido. Que se conozcan un poquito más entre ellos.

−Claro, porque la actividad está dirigida a adultos mayores, que no tienen quizás ya una actividad laboral, probablemente la mayoría, pero donde están buscando una actividad donde sentirse bien. Y de encontrarse con personas de la misma edad. Porque la gente que viene tiene la misma edad, más o menos, dentro del mismo grupo etáreo con el que trabajas y es una oportunidad. Dentro de las familias tenemos los niños, los adolescentes, los adultos y el adulto mayor. Pero quizás, al momento de encontrarse en el coro, se encuentran con personas de la misma edad y eso es importante para ellos, seguramente. 
−Sí, es muy importante.

−Las problemáticas deben ser similares…
−Justamente, era lo que yo decía. En ese momento de expansión que tienen, se pueden contar sus cosas. Mi nieto esto, mi hijo aquello. Viajó, voy a viajar. No se encuentra bien, tienen problemas. Y ellos mismos se ayudan. No parece, pero se ayudan. Porque una palabra… hay que ver que cambió en la persona.
A mí me buscan, yo no me creo el espíritu santo, ni nada que se le parezca, pero yo a veces digo, pero yo no puedo. Porque ellos tiene más experiencias de la vida que yo. Y sin embargo están contentos porque basta una palabra que les diga, una sola palabra y se encuentran realizados. Y no hago magia.

− ¿Y no será eso, lo que estamos proponiendo además de enseñar? ¿No estás, a través de la actividad, proponiendo el escucharnos también?
-Sí, eso es muy importante. Saber escucharnos. Son personas con muchos problemas… Por eso yo, a veces, digo que yo no estoy tan capacitada para dar una palabra a esta persona que tiene ciertos problemas que yo, gracias a Dios, por ahora yo no los tengo. O si los tengo, los tengo de distinta manera. Lo sé enfrentar de otro modo. Y me encuentro halagada porque verlos contentos… “Teresita –recuerda alguna conversación- ¿Cuándo nos vemos?” Esto, que lo otro…
He tenido personas que me han besado las manos. Y eso yo no lo permito. ¿Por qué? Porque soy un ser humano, con defectos como los tiene cualquiera. Yo pienso que eso se le hace solamente a Dios.

−Las personas encuentran una respuesta, alguien que los escucha y nuestra sociedad muchas veces no está teniendo, no está brindando esa oportunidad.
−Es lamentable pero no. No. Dicen que se trabaja por la persona mayor, por el adulto mayor, pero no es así. Ojalá se encuentren muchas personas, quienes me estén escuchando, para que ese corazoncito que tenemos todos, que a veces está un poquito dormido, es bueno despertarlo. Y buscar un momento donde a esa persona mayor le de una oportunidad de entablar una conversación, un diálogo. Porque reitero, uno no sabe los años de vida que tenemos. Entonces, no podemos dejarlo, ignorar a esa persona mayor. ¿Por qué la ignoramos? A mí me gustaría acercarme a la plaza de aquí, de los bomberos. Porque cuando paso -ahora hace mucho no- en el ómnibus, veo a esas  personas sentadas, sin hacer nada… Muchas veces me pregunto ¿Y alguna de estas personas no les gustará cantar? Eso sería precioso, poder acercarme. Ver cómo, y en qué momento, podría hacerlo. Porque eso, desde que inicié el coro, que estábamos bien cerquita de allí, lo pensaba.
Cuánta de esta gente que está acá… Está bien, le dan de comer a las palomas, pero están –perdonando la expresión- están vegetando. Y quizás, tienen muchos valores, que ellos no lo han encontrado. O no han encontrado, mejor dicho, me expresé mal, o no han encontrado a la persona indicada.

−Como canalizar…
         −Exactamente…            

Nota del entrevistador: Esta entrevista es parte del material reunido en el libro "CORO ESPERANZA - 1985 - 2015 - 30 años de actuaciones" Publicado en Editorial Bubok Argentina . 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Mis huellas en Diario El Mirador de Sudamérica

Durante parte del año 2014 tuve la oportunidad de oficiar como colaborador, como corresponsal en Uruguay del diario digital El Mirador de Sudamérica. Mis notas pueden leerse en sección de archivos del diario.



domingo, 23 de noviembre de 2014

Entrevista con Pablo López Tatarchenko


intento que los practicantes sean mejores personas al practicar jiu-jitsu

En esta entrevista Pablo López Tatarchenko nos cuenta sobre su experiencia con el arte marcial conocido con el nombre de Jiu-jitsu, sobre su introducción en Uruguay y su difusión a nivel sudamericano. También nos relata sobre el desarrollo de su escuela.


Pablo López Tatarchenko es director de la Escuela Daytu Ryu Jiu- Jitsu, maestro de Reiki, experto en quiropraxia japonesa, en gemoterapia y otras medicinas alternativas, es miembro del Consejo de Maestros de la Organización Tradicional de Artes Marciales (OTAM).
− Como el tema que nos convoca es un arte marcial primeramente te pediría que definas ¿qué se entiende por arte marcial? Y particularmente ¿Cómo definirías al Jiu – Jitsu?
−El Jiu-Jitsu es un arte marcial, creado por los monjes tibetanos, hace 2500 años. Fue en Japón donde tomó su nombre y se hizo popular, ya que lo practicaban los Samurai. El Jiu-Jitsu Daito Ryu fue creado por Minamoto Yoshimitsu y diseminado dentro y fuera del Japón por, Sokaku Takeda. Es un arte marcial integro, donde sus practicantes pueden trabajar su cuerpo, mente y espíritu.
̶ En tu libro JIU – JITSU Daito Ryu y Algo Más, como en el sitio Web  http://www.jiujitsudaito.com/ cuentas sobre la historia de este arte marcial, que aparece íntimamente unido a otras artes. También mencionas la influencia de uno en otro. ¿Qué cosas se traspasan de un arte a otro?
−Hay influencias como técnicas de respiración, técnicas aprovechando la fuerza del oponente y técnicas de presión en puntos sensibles.
Esto se absorbe de un maestro a otro que a pesar de practicar un estilo, se da cuenta de la efectividad o beneficio de las técnicas de otro estilo, al cual enfrentó o simplemente vio.
̶ Pablo, podrías comentar sobre ¿cómo llega el JIU-JITSU al Uruguay?
−El jiu-jitsu llega al Uruguay por intermedio de George London, francés, quien entrenó en Francia en un club franco-japonés, su principal maestro fue Mikonosuke Kawaishi. Él se lo enseño a mi maestro Sergio Anadón y Anadón a mí.
3 millones de practicantes de Jiu -Jitsu en la región
̶  ¿Tiene el JIU –JITSU muchos seguidores? ¿Qué tan difundido está en Uruguay y la región?
−En Uruguay estamos descentralizando, digamos que en Montevideo hay unos 2.000 practicantes, más en el interior, un poco  menos de 1.000.
En la región el lugar donde hay más practicantes es en Brasil. En este momento hay unos 3 millones  de practicantes.
̶  Para alguien que esté buscando practicar un arte marcial y no sabe nada sobre los distintos estilos ¿por qué le recomendarías el Jiu- Jitsu? ¿Qué le aporta a una persona la práctica del Jiu – Jitsu?
−Le aporta el hecho de entrenar, trabajar y fortalecer todos los aspectos del ser, cuerpo mente y espíritu.
Y además, propiamente en lo técnico, también es integral, trabajando todas las distancias de combate, tanto de pie como en el piso.
En lo mental se aprende la nomenclatura en japonés y la misma cultura japonesa. En lo emocional laburamos valores, como humildad, autoestima, respeto, honor, etc.
Y con respecto a lo espiritual realizamos técnicas de respiración en movimiento así como meditación zen.
̶  ¿Qué requiere una persona para entrenar?
−Simplemente ganas y aptitud física-medica.
Esta práctica y enseñanza tiene sus etapas y a cada etapa corresponde una determinada categoría ¿Cómo es el paso de una a otra?
−Hay graduaciones que se denota con los colores de los cinturones en los principiantes y con los Danes o grados, en los avanzados.
Se toman exámenes para el pasaje de un grado a otro, en los cuales el practicante muestra lo aprendido y aplica en defensa personal y combates.
̶  Más allá del paso de una categoría a otra ¿qué es lo relevante en la práctica de esta disciplina?
−Lo más relevante es que la persona evoluciona como ser humano, intento que los practicantes sean mejores personas al practicar jiujitsu.
̶  En el sitio Web haces mención sobre el o los significados de la expresión Dojo Kun. Quizás relacionada con la pregunta anterior ¿Qué puede aprender una persona -sea un niño, un adolescente o un adulto- en el Dojo?¿Practicar Jiu –Jitsu parece ser algo más que reunirse semanalmente con el o los maestros y practicar, qué implica tomar contacto con este arte marcial?
−Implica ser buena gente y desde ahí relacionarte, en un principio para mejorar tu físico, luego tu mente, luego tus emociones y luego tu espíritu. Cuando se logra mejorar en todo esto se empieza a colaborar con el entorno inmediato y luego con la sociedad toda.
Luego de la leucemia volví a brindar mi jiujitsu de manera integral
̶  En tu libro mencionas cómo desde que te diagnosticaron una enfermedad te llevó a encarar desde otra perspectiva la práctica de este arte marcial ¿Puedes comentarnos sobre el asunto?
−En el año 2003 tuve Leucemia, en lo que respecta al jiujitsu estaba dando la parte física y un poco de la mental, mas sin trabajar los valores ni la parte espiritual. Digamos que me estaba enfocando sólo en la competencia y no en los otros aspectos que mencioné. Luego de la leucemia volví a brindar mi jiujitsu de manera integral.
̶  ¿Tu experiencia en ese combate con la enfermedad es posible transmitir a lo largo de la práctica del Jiu –Jitsu?
Si claro, si hay algo que me quedó claro en mi leucemia es que todo lo que nos pasa tiene una causa emocional, sobre actitudes erróneas en nuestra vida. Eso lo trasmito permanentemente en las clases.
̶  Entiendo que además de la enseñanza del Jiu – Jitsu impartes conferencias o realizas talleres sobre meditación y ejercicios de respiración, que pueden denominarse seminarios también, ¿o son cosa distintas?
−Viene muy de la mano, ya que por ejemplo la meditación zen y la quiropraxia japonesa que enseño, los aprendí de mi mismo maestro de jiujitsu. Y el reiki que también facilito es japonés al igual que todo lo que enseño.
̶  ¿Puedes contarnos sobre tus experiencias desde tus primeros pasos como alumno primerizo, pasando luego a ser maestro?
− Fue muy apasionante para mí la práctica y aprendizaje del jiujitsu, digamos que no faltaba casi nunca y además me salían muy bien de primera vez las técnicas que me enseñaban. Puedo afirmar que combiné talento y perseverancia. Más para llegar a ser cinturón negro y maestro de jiujitsu solo se necesita perseverancia.
̶  ¿Cuándo te convertiste en árbitro de Jiu – Jitsu?
−A los 18 años ya fui árbitro nacional y a los 21 árbitro continental, luego me quedé en ese nivel porque competí a nivel mundial varias veces y no podía competir y arbitrar en un mundial. Ya a los 34 años me convertí en árbitro mundial y a los 37 en director mundial de árbitros.
̶  ¿Cuáles son tus proyectos a mediano y largo plazo tanto a nivel personal como a nivel de la escuela que llevas adelante?

−En lo personal es tener mi dojo en mi casa, allí en Playa Hermosa, donde vivo. Y en lo que respecta a la escuela, que cada vez se den clases de mi estilo en distintos lugares de nuestro país y de hecho en otros países.
− Para terminar deseo agradecerte. Además, plantearte sobre que resulta interesante algo que mencionas en tu libro sobre que el Jiu –Jitsu, y cito: “Este aprendizaje, al igual que el de expertos profesores que me puedan influenciar, no termina nunca y seguramente mi Jiu – Jitsu de dentro de unos años, sea diferente al actual.” ¿Esto implica una permanente evolución o cambio?
−Sí, por supuesto, siempre estoy aprendiendo cosas, modificándome y desde luego modificando lo que enseño.
Muchísimas gracias a ti Walter por la entrevista y la oportunidad de trasmitir a más personas mi experiencia en jiujitsu.







ARTES MARCIALES EN MONTEVIDEO

Las artes marciales conviven y se nutren unas a otras incluso en la actualidad, un claro ejemplo de ello es el próximo evento a realizarse el 7 de diciembre en Montevideo, el II OTAM  Training Day.




   El 7 de diciembre de 2014 en el dojo que está en el Instituto Pallotti, sito en  Luis A. de Herrera 2882 de Montevideo,  se llevará a cabo el II OTAM  Training Day. Este evento se realiza cuatro veces al año.
   Durante la jornada maestros de varias artes marciales dan una hora de clases, cada uno.
Participarán los maestros Omar Díaz, Joan Olmos, Marcos Castro, Pablo López, Roque Pereyra, Robert Long y Julio Araujo.
En esta oportunidad el maestro Pablo López Tatarchenko desarrollará clases sobre técnicas de control y traslado, ideales para el trabajo en seguridad o trabajo policial.
Durante el Otan Training Day, que se realizó el 19 de Octubre de 2014, el maestro Pablo López Tatarchenko desarrolló técnicas para aprovechar la fuerza del oponente aplicado a la defensa personal “Ceder para Vencer”.
   Otros participantes fueron el maestro Omar López, que enseñó “Distancias en el Combate”; el maestro Omar Díaz, que enseño “Palos Cortos de Japón”; por su parte el maestro Tabaré Carballo “Muay Thai”; el maestro Pablo Solís, “Técnicas de Suelo”; el maestro Joan Olmos “Combate Deportivo”; el maestro Sergio Nieto “Fortalecimiento Físico y Mental”; el maestro Ricardo García “Defensa Personal Vietnamita”; el maestro Andrés “Tigre” Pedrozo “Fundamentos del Kick Boxing”; el maestro Marcos Castro “Defensa Personal del Tkd”.


Jiu-Jitsu en Uruguay
   El Jiu – Jitsu lo introdujo en Uruguay Georges London, en la década del 50’ del siglo XX. Difundió ese arte marcial no sólo en territorio uruguayo sino también en otros países sudamericanos. Se le reconoce la difusión de otras artes marciales como: Akido, Karate y Judo.
   Respecto a la difusión del Jiu-Jitsu en Uruguay puede leerse en el libro JIU – JITSU Daito Ryu y Algo Más, escrito por el maestro Pablo López Tatarchenko, el cual está disponible en librerías en Montevideo. También hay información en el sitio de la Asociación Dayto Ryu del Uruguay
Sobre su experiencia personal y su escuela el maestro Pablo López Tatarchenko nos narra en la entrevista que mantuvimos con él. También nos relata sobre la difusión del Jiu-Jitsu en Uruguay debida al maestro Georges London, sobre la cantidad de seguidores que tiene este arte a nivel sudamericano, sobre su experiencia y de cómo su particular lucha con una enfermedad le mostró un camino respecto a la práctica del Jiu-jitsu.    
   La difusión en otros países como en Argentina así como sobre la rica historia del Jiu-Jitsu pueden encontrarse datos en el sitio Web de la Liga Salteña de Jiu-Jitsu, bajo el título Arte de la Flexibilidad.

Jiu-Jitsu - El arte de suavidad
   El Jiu-Jitsu fue definido por  Dr. Jigoro Kano, maestro fundador del Judo, como   “el arte de obtener la victoria por medio de la flexibilidad o de ceder a la fuerza”.

   Es un arte marcial japonés clásico conocido también como Koryu Budo, que comprende una serie de combates modernos basados en la defensa sin armas contra uno o más oponentes estén estos armados o no. 
Imagen de wikipedia 
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Jiu_jitsu.jpg

   Los métodos de combate designados como Jiu-Jitsu tienen unos 2000 años de antigüedad. La historia japonesa registra que desde el año 23 A.C.  Morni-no-Sukune mató a Tayimi-no-Keyaya empleando técnicas de lucha y patadas. Es tenido en cuenta como el combate sin armas más antiguo de la historia japonesa. Pero pueden rastrearse los comienzos de este arte marcial en China, en un sistema de defensa con lucha conocido como Chiao-Ti.
   Los japoneses depuraron este arte marcial, que en sus inicios fue usado por los guerreros, en el momento que estaban en batalla cuerpo a cuerpo. En esa época se lo llamaba Kumi-Uchi -técnicas de lucha.
   Entre los siglos VIII y XVI se conformaron los modernos principios del Jiu-Jitsu. En medio de las varias guerras civiles se perfeccionaron los sistemas de armas y las técnicas de pelea cercana. Así las técnicas fueron conocidas como Kumi-Uchi, Kogusoku, Kempo, Koshi-no-mawari y Hakuda.
   Según algunas escuelas japonesas el origen del Jiu-Jitsu en Japón se debe al médico de Nagasaki “Shirobei Akiyama” quien estudió su carrera en China, donde además aprendió el arte Hakuda (golpes y patadas) y técnicas de resucitación. En Japón enseñó lo aprendido pero al principio no tuvo éxito, se retiró a rezar por cien días e inspirado en la flexibilidad de las ramas de árboles ante el peso o la fuerza de la nieve creó unos trescientos movimientos de Jiu-Jitsu. Su escuela se llamó Yoshinryu -el espíritu del árbol delgado.
   La primera escuela de Jiu-Jitsu de la que se tiene documentación, sin embargo, es la Daito-Ryu-Aiki-Jujutsu fundada por el General Shinra Saburo Yoshimitsu durante el periodo Kamakura (1185-1336).
   Una segunda escuela reconocida fue la Take-no-Uchi-Ryu formada por el Príncipe Toichiro (aka Hisamori) Takeuchi en 1532 y consistía de técnicas de espada, bo,  cuchillo y técnicas desarmadas como inmovilizaciones.
   Cinco principios del Ju, equivalente al Jiu-Jitsu, redactados por Fukuno, Isogai y Miura: a) No resistirse al oponente, debe ganarse la victoria cediendo; b) No proponerse ganar frecuentemente; c) No dejarse llevar al enojo manteniendo la mente vacía y calmada; d) No molestarse por cosas; e) No agitarse en una emergencia, debe estarse tranquilo.

Práctica actual de Jiu-Jitsu
   En la práctica actual a los estudiantes de Jiu-Jitsu se les enseña a patear, golpear, inmovilizar y quebrar articulaciones, voltear (lanzar),  y a usar varias armas.
   Los kata (forma de entrenamiento de base) incluyen una o dos personas y armas como el sai, el hambo o la katana.
   El estilo incluye volteos, llaves, técnicas de golpes, con énfasis en la defensa. Se caracteriza por la lucha cuerpo a cuerpo y técnicas de corto alcance.
   Busca usar la energía del oponente a nuestro favor. Se enseña defensa contra armas modernas como pistola, cuchillo o palos.
   Principios actuales que guían al Jiu-Jitsu son: flexibilidad, concentración, máxima eficiencia y mínimo esfuerzo, sobreponerse a las limitaciones. Como complemento se enseñan las artes de curación (masaje).
   En la actualidad el Jiu-Jitsu se practica alrededor de todo el mundo y han nacido variantes como Jiu-Jitsu Brasileño (Gracie Jiu-Jitsu), Small Circle Jiu-Jitsu, Kodenkan Ju-Jitsu, Aiki Jujutsu, Vale Tudo, Kempo Jiu-Jitsu.


Otras artes marciales actuales
Jigoro Kano, el fundador del Judo, desarrolla su arte a partir del Jiu-Jitsu, quita las técnicas mortíferas y las más incapacitantes. Nace un deporte moderno que incluyó, con el tiempo, volteos, inmovilizaciones y llaves pero sin golpes ni patadas.  
El Aikido es el último arte que nace del Jiu-Jitsu, viene del Daito Ryu AikiJujutsu, desarrollado en Japón por Morihei Ueshiba. Significa, literalmente,  “Camino hacia la armonía del espíritu”. Se aplican técnicas de deflexión de fuerza,  proyecciones, llaves y controlar al adversario sin golpearlo directamente.